-->

15 jul. 2020

Cuando necesitas transmitir lo que tu corazón ve a través de los ojos, la fotografía se convierte en tu forma de mirar, y en esa bella forma de ir guardando recuerdos, viajes, abrazos, lugares, momentos... Y en ese camino del continuo click, a menudo te cruzas con otros apasionados que, como tú, viven pegados a una cámara para no perderse ni uno solo de esos momentos. 

Y se hacen amistades, se extiende el cariño, y se forman proyectos bonitos, que lo son más cuando los protagonistas son gente pequeña, pero muy grande a la vez.

Qué bonito será remirar en el futuro aquellas fotos que, semana tras semana, hacíamos a nuestros litels junto a tantas mamás, y hasta con un papá! Y sonreír al pensar en el cariño que de un forma u otra se forjó foto a foto, y pensar en los abrazos que tienes pendientes con gente al otro lado del mapa, o los que has podido darte ya con algunas de ellas...

Como seguro que pasó contigo, Malu, que con tu eterna sonrisa y esas fotos tan tiernas y naturales de tus rubios despeinados y vuestras aventuras, tenías ganado ya un trocito del corazón de cada una, aunque no todas pudimos darte ese achuchón que entre todas prometimos hacer un día cuando fuimos dando el relevo a gente nueva en el proyecto, porque nuestros litels iban siendo 'midels'...

Recientemente habías sorprendido con un proyecto maravilloso de mujeres científicas, demostrando con cada foto que somos poderosas y que nada nos para si creemos en nosotras. No pudiste elegir un nombre mejor, Malu inspira... Y esta semana, las que empezamos juntas en esto y también las que han ido llegando, hemos querido homenajear a través de esa inspiración con nuestros litels, porque sabemos que desde algún rinconcito verás esas divertidas fotos, que tú tan bien habrías sabido hacer!! y sonreirás devolviéndonos ese cariño recíproco y que todas te mandamos hoy desde aquí. 

Hasta siempre, amiga.